14 Set 2017

Trigo: afirman que se perdieron 250.000 hectáreas en Buenos Aires

Así lo calculó la Bolsa de Comercio de Rosario por las inundaciones. LA NACION

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario señala que por las inundaciones se perdieron 250.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires.

De esa cifra, según el reporte, 150.000 hectáreas corresponden a hectáreas que no se pudieron sembrar, en tanto que otras 100.000 hectáreas se perdieron en lotes ya implantados.

"Hace un mes, por los excesos y la continuidad del mal tiempo 330 mil hectáreas estaban condicionadas de ser sembradas. Finalmente, 150 mil ha no pudieron ser incorporadas a los planes trigueros. De esta manera, se ajustó el área sembrada bonaerense a 2,028 millones de ha", señala el trabajo.

"Uno de los ajustes más significativos se realizó en la zona tandilense. El sudeste, área clave del trigo, sigue sin poder desplegar su potencial. En conjunto con el área de Tres Arroyos han implantado 710 mil ha. Sigue aún lejos de acercarse a sus mejores épocas, cuando se cultivaban allí más de 1,5 millones de ha", indica.

Según la entidad, el ajuste ha sido moderado por "la detección" de más trigo en Córdoba. "Con un aumento interanual de 8,2%, se han anexado allí 75 mil hectáreas más a las cultivadas en la 2016/17", precisó.

Para la Bolsa rosarina, el área total a nivel país quedará en 5,4 millones de hectáreas, o 1,5% más versus el año pasado. "En la provincia de Santa Fe se observa un desarrollo bueno a muy bueno en los cuadros sembrados. Se notan algo adelantados por las temperaturas, no tan bien macollados como el año pasado, pero con muy buenos niveles de coberturas. Ha ayudado, probablemente por la experiencia que dejó el año pasado, el aumento que se hizo en las densidades de siembra. El cultivo está creciendo con muy buena condición. Este año se marca la problemática de enfermedades", consigna.

Para el norte cordobés, las lluvias siguen haciendo falta. "Junto a los departamentos del sur de Río Cuarto y Juárez Celman conforman las áreas en las que la reciente lluvia no fue suficiente. Los departamentos más favorecidos han sido Unión y Marcos Juárez. En estos, ya no quedan prácticamente signos de la gran helada que los afectó drásticamente en su momento. Mientras se realizan los controles fúngicos, en general se estima que de no haber mayores inconvenientes se podrían alcanzar productividades en torno de los 40 a 45 quintales. En las zonas que han quedado más deficitarias, unas próximas lluvias de 10 a 20 milímetros serán muy bienvenidos para que la provincia mantenga su horizonte de altos potenciales productivos", añade el trabajo.