14 Feb 2017

Repuntaron los rindes y se proyecta una buena campaña.-

En líneas generales, la soja y el maíz gozan de buena salud, por lo que ya se descarta un recorte productivo importante. AMBITO

Mientras que una parte de la región agrícola sufría por el exceso de precipitaciones, otra afrontaba una extensa sequía que afectaba el estado de los cultivos de soja y maíz; afortunadamente la historia dio un vuelco y el clima se puso del lado de la campaña 2016/17, y ahora las primeras estimaciones de rindes arrojan muy buenos valores.

Según detalla la Bolsa de Comercio de Rosario, los rindes estimados en soja de primera se encaminan a un promedio de 38 quintales por hectárea para la zona núcleo y el maíz de primera aumenta sus expectativas a 100 quintales por hectárea.

Ahora el panorama es todavía más alentador porque entre el domingo y el lunes llegaron las lluvias al centro-norte de la zona núcleo, justamente donde todavía hacía falta.

El relevamiento realizado durante la semana pasada en campos de la región daban cuenta que el 77% de los lotes con soja de segunda presentaban un estado de excelente a muy bueno.

La oleaginosa de segunda, por el contrario, se destacaba por la cantidad de lotes calificados en estados regulares y malos. Se trata del 15% y se corresponden con pérdida de plantas por la gran cantidad de días con anegamiento que soportaron en los primeros estadios del cultivo. Sin embargo, el resto del área recibe de buenas a excelentes calificaciones.

En este contexto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que la proyección de producción nacional de este cultivo se eleva a 54,8 millones de toneladas para la campaña 2016/17. Lejos quedaron las primeras estimaciones de algunas analistas que indicaban que la cosecha de la oleaginosa, debido a las inclemencias climáticas, descendería hasta los 50 millones de toneladas.

Asimismo, esta mejora del clima también impacta en la proyección de producción del maíz, la cual ascendería 37 millones de toneladas, un 23% superior a la campaña previa que fue de 30 millones de toneladas.

"Los cuadros tempranos de maíz implantados en el centro del área agrícola nacional se encuentran en pleno desarrollo del cultivo, mientras se continúa relevando tareas de cosecha sobre las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, donde los primeros rindes recolectados se ubican por sobre las expectativas iniciales. A pesar de la pérdida de lotes del cereal causada por los anegamientos de los últimos meses y la restricción hídrica del sur de Buenos Aires, los potenciales de rinde estimados de los cuadros que no sufrieron inconvenientes se mantienen por sobre los promedios zonales", detallaron desde la Bolsa de Cereales.

Por supuesto que hay excepciones y tal es el caso de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, donde durante el fin de semana llovió alrededor de 250 mm que dejaron gran parte de la zona productiva bajo el agua y una vez más se vuelve a sentir la falta de infraestructura y planes de contingencia.