20 May 2016

La soja argentina se mantuvo firme, pese a las bajas externas

Los compradores ofrecieron entre 3900 y 4000 pesos por tonelada disponible.

Los precios de la soja argentina se mantuvieron muy firmes ayer en el mercado disponible local, producto del interés expuesto por los compradores y de la escasa oferta presentada por los vendedores. Así, la puja entre las fábricas y los exportadores dejó en un segundo plano las bajas registradas en la Bolsa de Chicago.

Como en la rueda anterior, las fábricas procesadoras ofrecieron $ 3900 por tonelada de soja con entrega inmediata para la zona del Gran Rosario, en tanto que los exportadores volvieron a ubicar sus propuestas en un rango que fue de 3950 a 4000 pesos por tonelada.

Fuentes del sector comercial indicaron a LA NACION que luego de tres ruedas con hasta $ 4000 por tonelada, buena parte de los vendedores que tienen soja disponible y de buena calidad reclamaron ayer valores superiores para desprenderse de su mercadería. No obstante, no se habrían acordado operaciones por encima de los 4000 pesos.

Cabe tener en cuenta que la capacidad de pago fue calculada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación en 3832 pesos por tonelada.

La estabilidad de los precios de la soja comprendió también a los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, donde los compradores ofrecieron 3950 y 3900 pesos por tonelada.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones mayo y julio de la soja perdieron US$ 3 y 1, mientras que sus ajustes fueron de 284 y de 283 dólares.

Por segunda rueda consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja ayer en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto perdieron US$ 1,38 y 1,47 al quedar con ajustes de 393,71 y de 394,26 dólares por tonelada. Una nueva toma de ganancias de los fondos de inversión y la apreciación del dólar frente al euro fueron dos de los fundamentos bajistas de la jornada para los precios de la oleaginosa.

Maíz sostenido

Al igual que la soja, el maíz argentino se negoció ayer con precios muy firmes en el mercado doméstico, donde los exportadores evidencian necesidades urgentes para cumplir en tiempo y forma con embarques programados, en medio de una cosecha que avanza con lentitud, producto del interés de los productores en priorizar la recolección de la oleaginosa.

Por tonelada de maíz con entrega hasta el jueves próximo los exportadores pagaron ayer $ 2700 por tonelada para Rosario, sin cambios. También para Bahía Blanca los interesados convalidaron hasta $ 2700 por el grano grueso, mientras que para Necochea propusieron US$ 165 dólares, 2 más que anteayer.

En operaciones para entregas diferidas la demanda pagó US$ 170 para Rosario; 165 para Bahía Blanca, y US$ 164 para Necochea.

Las posiciones julio y septiembre del maíz en el Matba sumaron US$ 1,70 y 1, mientras que sus ajustes fueron de 173,50 y de 175 dólares.

En la Bolsa de Chicago, los contratos julio y septiembre del maíz retrocedieron US$ 3,74 y 3,84 al terminar la jornada con valores de 153,54 y de 154,52 dólares por tonelada. Tras las subas acumuladas en las últimas cinco ruedas, los fondos especuladores optaron por tomar ganancias, con el consecuente efecto bajista sobre las cotizaciones.

Respecto del trigo, ayer los exportadores pagaron $ 2450 por tonelada condición cámara para la zona del Gran Rosario, con una mejora de $ 50. La misma suba se registró en Necochea, dado que los compradores propusieron $ 2350. En cambio, para Bahía Blanca el cereal se cotizó a $ 2430, con una quita de 20 pesos. Por trigo de calidad las ofertas oscilaron de 180 a 190 dólares por tonelada.

Los molinos pagaron entre 2350 y 4100 pesos por tonelada de trigo.

El trigo de la próxima cosecha se negoció a US$ 170 en Rosario y a US$ 165 en Necochea, con mejoras de 5 dólares. En Bahía Blanca se mantuvo estable, en US$ 165.

Ayer, Agroindustria estimó la intención de siembra 2016/2017 de trigo en 5,3 millones de hectárea, un 21,3% por encima del ciclo anterior. Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires calculó el área destinada al cereal en 4,5 millones.

Fuente :LA NACION.