15 Jun 2018

Incentivos para promover el uso de fertilizantes

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio a conocer un documento que evalúa el impacto de la implementación de una ley de promoción del uso de fertilizantes extensivos en Argentina, con énfasis en los planos económico y fiscal.

El proyecto de

ley propone la

deducción como

gasto adicional en la

liquidación anual del

impuesto a las Ganancias

entre el 50% y el 100%

del monto deducible por

gastos en fertilizantes.

El trabajo elaborado

por la Gerencia de

Estudios Económicos

de la Bolsa de Cereales

de Buenos Aires señala

que los beneficios que

provendrían de un

esquema de incentivos

al uso de fertilizantes

han sido destacados en

diversos ámbitos. Por

ejemplo, el incentivo a

la recomposición del

balance de nutrientes

en los suelos puede

ser una herramienta

útil para garantizar la

sostenibilidad de la

producción en el largo

plazo. Adicionalmente, las

mejoras de fertilización

permitirían reducir

las brechas entre los

rendimientos observados

y los potenciales.

Estos efectos cobran

significancia si se

considera el rol del agro

en la economía argentina.

De este modo, una mayor

producción de granos se

traduciría en crecimiento

del producto bruto,

mayores exportaciones,

incrementos en el ingreso

de divisas, crecimiento

del nivel de empleo por

vía de efectos directos e

indirectos, etc.

En la investigación se

destaca que si bien a

priori es difícil determinar

qué ocurriría con la

recaudación fiscal, es

posible argumentar

que, si el incremento

en la producción es

lo suficientemente

importante, el resultado

fiscal podría ser neutro o

incluso positivo por la vía

de mayor recaudación de

impuesto a las Ganancias,

derechos de exportación

e ingresos brutos, entre

otros.

Conclusiones

Entre las principales

conclusiones, se destaca

que:

•Considerando

escenarios basados

en la aplicación de

paquetes tecnológicos

ya existentes, se encontró que el

consumo de fertilizantes

podría incrementarse

entre 21% y 45%.

•A su vez, el

correspondiente

incremento en la

producción de cereales

y oleaginosas podría

alcanzar el 12%.

•La medida sería neutral

desde el punto de

vista de la recaudación

fiscal. El incremento

de impuestos vía suba

de la producción y

servicios relacionados

derivados de un

estímulo fiscal,

compensa la caída

impositiva propia del

incentivo.

•No necesariamente una

reducción de la carga

impositiva sobre una

actividad es sinónimo

de una caída en la

recaudación fiscal.

•Debe destacarse la

existencia de beneficios

adicionales a la

evaluación netamente

fiscal de la ley

propuesta, relacionados

al incremento en el

valor agregado de las

cadenas productivas

en los diferentes

escenarios.

•En el escenario más

conservador, una

medida neutral desde

el punto de vista fiscal

podría generar un

incremento de 1.000

millones de dólares en

el producto bruto de

las principales cadenas

agrícolas de Argentina.

El estudio advierte que

“debe notarse que una

medida de promoción de

esta naturaleza también

tendría efectos positivos

relacionados con la

sustentabilidad ambiental

de los sistemas de

producción, el ingreso de

divisas por exportaciones

y la creación de empleos

directos e indirectos”.

El proceso de análisis

estuvo apoyado en

tres herramientas:

el Relevamiento de

Tecnología Agrícola

Aplicada (ReTAA) y el

Modelo de Cadenas

de Valor, ambos de la

Bolsa de Cereales de

Buenos Aires, y el modelo

computacional PEATSimAr

de la Fundación INAI.

“Debe notarse que una medida

de promoción de esta naturaleza

también tendría efectos

positivos relacionados con la

sustentabilidad ambiental de

los sistemas de producción,

el ingreso de divisas por

exportaciones y la creación de

empleos directos e indirectos”.